En España tenemos el lujo de disfrutar de las mayores poblaciones de rapaces de Europa, y a pesar de este privilegio, las muertes por envenenamiento de estos majestuosos animales siguen sin detenerse. 


Como parte del trabajo de WWF en la lucha contra estos crímenes, una de las actividades de control es el radiomarcaje de rapaces, gracias al cual se pueden hacer rápidas intervenciones en caso de que el animal sufra cualquier daño. 

“Canela” e “Iris” fueron los dos primeros ejemplares liberados  como centinelas del veneno en 2018. En ese caso se trataba de dos hembras: un milano real adulto (“Canela”) y un águila imperial ibérica juvenil (“Iris”), liberadas en Toledouna de las seis provincias españolas identificadas como principales áreas de intervención por WWF en la lucha contra el veneno, al ser las ubicaciones con un mayor número de casos registrados. Además de Toledo, las provincias prioritarias del proyecto de lucha contra el veneno de WWF son Ciudad Real, Segovia, Cáceres , Zaragoza y Valladolid, áreas con altos índices de casos de envenanimiento de rapaces.

A estas dos hembras se ha sumado un nuevo ejemplar el 3 de agosto, esta vez un alimoche, que ha sido marcado y liberado en el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega en Riaza (Segovia), espacio icónico del trabajo de conservación de WWF. El radiomarcaje se realizó por parte de técnicos del Ministerio para la Transición, WWF, GREFA y una veterinaria, contando con el apoyo de la Junta de Castilla y León.

No es la primera vez que “los centinelas” nos ayudan a conocer más sobre el problema del veneno en España. “Atlas” era un alimoche macho de 2 kilos de peso, que fue liberado también en las Hoces de Riaza hace unos años con un radiomarcador para hacer su seguimiento. Al poco tiempo, “Atlas” cayó víctima de un cebo envenenado en Extremadura: su trágica muerte nos permitió destapar un caso de envenenamiento continuo y reiterado de aves amenazadas, y el responsable fue llevado a juicio y condenado por ello.  

Esperemos que los avances que se han hecho en la lucha contra esta lacra para la vida salvaje permitan que este centinela no tenga el mismo final que “Atlas”.

Deja un comentario