Juan Francisco Robles Descalzo, número dos de la lista de Vox en Albacete y secretario de la gestora del partido en esa provincia, renunció a ambos puestos sólo unos días antes de las elecciones del pasado 10 de noviembre.

El político del partido de extrema derecha se vio forzado a dimitir cuando se hizo público que el 20 de marzo de 2020 será juzgado por cuatro delitos contra Hacienda, por los que la Fiscalía pide 24 años de cárcel, tal y como informa Infolibre.

Vídeo Recomendado:

Una de las empresas de Robles Descalzo, Bodegas Unidas de La Mancha, eludió el pago de 1,78 millones de euros en el impuesto de sociedades y el IVA entre 2007 y 2009 gracias a un entramado de empresas a cuyo frente situó a testaferros, según el informe eleborado por la Agencia Tributaria.

Llama la atención que la xenofobia de la que hace gala el partido de ultraderecha no fuese óbice para que Robles Descalzo, presuntamente, utilizara a dos inmigrantes rumanos como administradores de al menos dos de estas empresas creadas para pagar menos impuestos, según informa el medio.

Según se indica en el informe de Hacienda, las relaciones comerciales que Bodegas Unidas La Mancha mantenía a finales de 2009 eran con “entidades aparentemente carentes de medios y estructura empresarial”, que el informe no duda en calificar de “instrumentales” y cuyo único objetivo consistía en “proporcionar gastos falsos a las receptoras de sus facturas”.

Bodegas Unidas La Mancha se dedicaba a la compra de concentrado de mosto de uva a distintos proveedores, que luego hidrataba y vendía como mosto a otras empresas. La Agencia Tributaria asegura en su informe que vendía como mosto genuino un “producto adulterado” que resultaba de la adicción de isoglucosas –jarabe de maíz– al concentrado.