El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha asegurado este martes que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, no puso objeciones al adelanto electoral y ha afirmado que en todo momento «ha sido respetuoso» y la decisión le ha parecido «correcta».

En declaraciones a los medios previas al homenaje a la exministra, escritora y feminista Carmen Alborch en el Teatro Real de Madrid, Puig también ha descartado que haya problemas con Compromis pese a que su socio de Gobierno no quería hacer coincidir las autonómicas con las generales y ha afirmado que el pacto «no está en riesgo».

Puig ha comentado que en este tiempo «se ha tejido una alianza» con el Gobierno de Pedro Sánchez si bien ha lamentado que la unión de las derechas y los independentistas para rechazar los presupuestos ha impedido la llegada a la Comunidad Valenciana de 1.400 millones de euros.

El líder valenciano ha reiterado que la decisión de hacer coincidir las autonómicas con las generales le corresponde a él y lo ha hecho «pensando en el interés general».

A la pregunta de si confía repetir el actual pacto con Compromis en las próximas elecciones, Puig ha dicho que espera que los ciudadanos apoyen lo que ha significado esta etapa y, por tanto, se pueda construir un Gobierno de progreso».

«En un acuerdo de Gobierno siempre hay posiciones diferentes pero no pasa nada. Pasamos página y preparamos ya el final de esta legislatura que ha sido extremadamente positiva para los valencianos» ha precisado.

Puig ha recordado que se ha pasado «del paradigma de la corrupción al de la solidaridad» y hoy la Comunidad Valenciana está mejor que hace cuatro años. Y, por eso, ha insistido, «nadie quiere volver atrás, al pasado del que huimos».

El presidente también ha reiterado que el adelanto electoral se hace para subrayar «la singularidad» de la Comunidad Valenciana y permitirá que «toda España sepa que existe el problema valenciano y podamos así contribuir más al conjunto del país.»