El informe presentado recientemente en la Clasificación integrada de fases de la seguridad alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés), constata lo que los organizaciones humanitarias en primera línea sobre el terreno veníamos advirtiendo: Yemen vuelve a estar muy cerca de la hambruna. Los niveles de hambre están explosionando, el conflicto se está intensificando y el incumplimiento de las promesas financieras implica que, pese a los niveles acuciantes de necesidades, la ayuda de primera emergencia para salvar vidas se está viendo reducida.

La hambruna es el estado más grave del hambre, con una mortalidad superior a las dos personas por cada 10 000 habitantes al día, una desnutrición aguda por encima del 30% o escasez extrema de alimentos en dos de cada diez hogares.

¿Cómo podemos explicar a una madre que vamos a dejar de suministrar el agua que su familia y otras 50 000 personas necesitan para sobrevivir? Esta es la realidad que las organizaciones humanitarias vamos a tener que afrontar antes de que termine el año porque no estamos recibiendo la ayuda económica que necesitamos para trabajar. Es urgente tanto lograr un alto el fuego como cubrir la brecha de financiación. Sin una presión diplomática reforzada, probablemente no podremos evitar la declaración oficial de una nueva hambruna en marzo.

Según la IPC, 13,5 millones de yemeníes viven en inseguridad alimentaria aguda y 16 500 personas están ya técnicamente en situación de hambruna. Todo apunta a que en 2021 la mitad de la población del país alcanzará un nivel de inseguridad alimentaria crítico. La violencia que no cesa es el principal factor desencadenante de esta situación, directamente relacionada con niveles de desempleo alarmantes y alza del precio de los alimentos vinculado también a la depreciación del riyal yemení.

Yemen

DATOS DE LA ÚLTIMA IPC:

  • Se prevé un aumento en un 38% la población en Fase 4 [de 5 fases] o de Emergencia alimentaria en la primera mitad de 2021. Esto significaría un aumento de 3,5 a 5 millones de personas en esta situación.
  • El 98% de los distritos del país (327 de 333) estarían en niveles extremos de inseguridad alimentaria en 2021 según las proyecciones.
  • El número de distritos en situación de inseguridad alimentaria extrema sería en 2021 el triple que en 2018/2019.
  • El incumplimiento de las promesas financieras y la reducción de un 52% de la financiación abocará al cese de proyectos de ayuda humanitaria destinados a salvar vidas.

Trabajamos en Yemen desde 2012, con proyectos en  Hajjah, Hodeidah, Aden, Al Khokha, and Sana’a, con un equipo de 270 profesionales humanitarios, que están está a cargo de proyectos de tratamiento de la desnutrición para salvar la vida de niños y niña. También construimos puntos de agua y distribuimos agua segura, apoyamos medios de vida y prestamos apoyo en salud mental a las personas afectadas por el conflicto.

Acción contra el Hambre