Yemen: el destrozado sistema de salud lucha ahora contra la difteria

Dos años y medio de guerra, ataques contra hospitales, un brote de cólera, un bloqueo de suministros y medicamentos y, ahora, otra amenaza más: la difteria. El sistema de salud yemení está tan debilitado que parece haber retrocedido varias décadas.

0

Los casos de cólera pueden haber disminuido en Yemen, pero la guerra y el bloqueo actual  están creando una nueva amenaza para la salud pública, ya que se sospecha de un brote de difteria.

Para el 4 de diciembre, se habían notificado 318 casos sospechosos de difteria y 28 muertes en 15 de las 20 gobernaciones de Yemen. La mitad de los casos sospechosos son menores de entre 5 y 14 años, y casi el 95% de las muertes, menores de 15 años. Casi el 70% de todos los casos sospechosos se encuentran en la gobernación de Ibb.

La difteria es una infección bacteriana contagiosa y potencialmente mortal que se caracteriza principalmente por una gruesa membrana gris en la parte posterior de la garganta o la nariz, dolor de garganta y fiebre. Esta se puede prevenir mediante la vacunación.

“A nivel mundial, la difteria se ha erradicado de la mayoría de los países después de las campañas sistemáticas de vacunación infantil, y se ha convertido en una enfermedad olvidada. Incluso en Yemen, el último caso de difteria se registró en 1992, y el último brote en 1982”, explica Marc Poncin, coordinador de emergencias en Ibb. “La guerra y el bloqueo en curso están haciendo retroceder décadas al sistema de salud de Yemen”.

“Después de dos años y medio de violencia y un bloqueo de suministros que incluyen medicamentos y vacunas, la infraestructura de salud está hecha trizas. El bloqueo del combustible ha significado que los pacientes no pueden permitirse viajar a los pocos centros de salud que todavía operan en todo el país. Esto es crucial, porque si las personas infectadas no pueden acceder al tratamiento con regularidad, la difteria puede extenderse por el cuerpo y ser fatal en hasta el 40% de los casos”. añade.

Los actores humanitarios también están luchando para iniciar el tratamiento de la difteria y las actividades de prevención debido a las continuas dificultades logísticas para llevar personal especializado y suministros necesarios a Yemen y a las áreas donde más se necesitan.

Según Poncin, “esta es innegablemente otra enfermedad causada por el hombre a un país que apenas se ha recuperado de un brote de cólera, que aún no ha terminado”.

 

Una enfermedad (casi) olvidada

“A nivel mundial, la disminución de la difteria en los últimos años estuvo acompañada por una pérdida concreta de conocimiento sobre su tratamiento. Esto hace que sea mucho más difícil para los trabajadores de la salud identificar, aislar y tratar los casos de manera rápida y correcta”, agrega. “Para tratar la difteria, los pacientes deben aislarse y recibir antibióticos y antitoxinas. Pero el suministro global de la antitoxina, que es el aspecto más importante del tratamiento, es muy limitado, y no había antitoxinas disponibles en Yemen antes de hace unas semanas”.

Para hacer frente al brote, MSF, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), estamos adquiriendo la mayor parte de la antitoxina todavía disponible en todo el mundo y pidiendo más antibióticos. También hemos formado un equipo de respuesta rápida para estudiar e identificar casos sospechosos en las comunidades y proporcionar profilaxis a las personas en contacto con un paciente con difteria.

El 11 de diciembre, abrimos un servicio de tratamiento de la difteria en el Hospital Nasser en la ciudad de Ibb, y estamos en el proceso de apoyar a otros dos en los hospitales Yarim y Jiblah, el último con capacidades de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). También se establecerá un sistema de derivación de ambulancia para transportar los casos sospechososal hospital.

También apoyaremos el transporte de muestras a un laboratorio para confirmar mejor los casos y llevar a cabo actividades de promoción de la salud para alertar a las comunidades sobre la difteria. Mientras tanto, estamos estableciendo una UCI en el hospital de Sadaqa, en Adén, donde se registraron 14 casos y en el que hubo cuatro muertes.

“Hemos estado visitando casas donde seis o más personas desplazadas viven en condiciones muy estrechas. En estas situaciones, no hay forma de aislar adecuadamente los casos, y se crean las condiciones perfectas para que la difteria se propague. Aislar y tratar a los pacientes, ofrecer cuidados preventivos para las comunidades afectadas y aumentar la conciencia pública es por lo tanto crucial para detener la propagación de la difteria “, dice Poncin.

“El sistema de salud de Yemen no puede permitirse otro brote”.

Deja un comentario