En el Día Mundial de los Docentes, que se celebra bajo el lema «Docentes: liderar en situaciones de crisis, reimaginar el futuro», la Alianza Mundial por la Educación, el fondo «La Educación no puede esperar», UNESCO y UNICEF hacen un llamamiento para que se reactive el pago de los salarios de alrededor de la mitad de los profesores y personal escolar de Yemen (unas 160.000 personas), que llevan desde 2016 sin cobrar sus nóminas de manera regular. Debido a la suspensión de salarios y a que las escuelas reciben ataques periódicamente, muchos profesores se han visto obligados a buscar fuentes de ingresos alternativas para poder mantener a sus familias.

La desesperada situación en Yemen a causa del conflicto, los desastres naturales (inundaciones), enfermedades de gran propagación (cólera, sarampión, polio) y pobreza, ha forzado a dejar la escuela a más de dos millones de niños y ha puesto en riesgo a 5,8 millones de niños que estaban matriculados antes de la pandemia de COVID-19. Los profesores y el personal escolar son fundamentales para garantizar la continuidad de los servicios de educación y el aprendizaje de cada niño en Yemen. Si se mantienen los retrasos en el pago de salarios de los profesores, habrá más probabilidades de que el sector educativo colapse por completo. Esto afectará a millones de niños yemeníes, especialmente a los más vulnerables y a las niñas, lo cual les pondrá en riesgo de recurrir a mecanismos de respuesta negativos como el trabajo infantil, el reclutamiento por parte de grupos y fuerzas armadas, matrimonio infantil, trata y otras formas de explotación y abuso.

La comunidad mundial debe unirse para poner fin a la violencia contra los niños en Yemen y proteger su salud y su derecho a la educación. Sin un compromiso de acción colectivo, no lograremos cumplir con el Objetivo de la Agenda 2030 de no dejar a ningún niño ni a ningún maestro atrás. Se necesitan al menos 70 millones de dólares para ayudar a abordar esta brecha y garantizar que los maestros reciban su salario durante el curso escolar 2020-21.

El fondo «La Educación no puede esperar», la Alianza Mundial por la Educación, la UNESCO y UNICEF estamos comprometidos a mantener nuestro apoyo a una educación de calidad, equitativa e inclusiva para todos los niños yemeníes. Unimos nuestras voces para pedir a la comunidad internacional y a las autoridades de Yemen que vuelvan a pagar los sueldos de los profesores en todo el país.

Y, sobre todo, las partes en el conflicto de Yemen deben trabajar por la paz para permitir la recuperación y el regreso a la normalidad, especialmente para los niños que han sufrido las trágicas consecuencias de un conflicto que ellos no han generado.

Fuente: Unicef