La escultura de Largo Caballero en Nuevos Ministerios, colocada en 1985, durante el periodo de Gobierno de Felipe González, ha amanecido con un mensaje de odio: «Asesino. Rojos no».

De ello se ha hecho eco Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, que publicaba una fotografía en su cuenta de Twitter con un mensaje que denunciaba el vandalismo hacia una figura historica.

«Así ha amanecido hoy la escultura de Largo Caballero en Nuevos Ministerios. Derecha y ultraderecha han utilizado mentiras y manipulaciones históricas para borrar su figura del callejero de Madrid. Ahora, ese desprecio por la memoria cristaliza en vandalismo y violencia incívica», señalaba la titular de Trabajo.

«La falta de respeto por los valores democráticos y la ignorancia crean el caldo de cultivo para la intolerancia y las expresiones de odio. No lo permitiremos. Apelamos a la responsabilidad política de quien alimenta la crispación social y esta peligrosa desmemoria», subrayaba Díaz.

Imagen