Las protestas de los agricultores y ganaderos continuaron este miércoles con concentraciones en Granada, Pamplona y A Coruña y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha respaldado esas protestas y ha animado a los manifestantes a que «aprieten para defender sus derechos» porque «tienen razón», un mensaje que coincide con lo dicho por Pablo Iglesias a las organizaciones agrarias.

Díaz ha reiterado la necesidad de «eliminar las desigualdades» que se viven en el sector agrario, por lo que ha calificado de «intolerable» la venta a pérdidas y el abuso de las cadenas distribuidoras.

La ministra se reunió con los máximos dirigentes de las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA, quienes transmitieron a Iglesias y Díaz la situación de crisis que atraviesa el campo, motivo por el que llevan cuatro semanas protagonizando protestas.

Díaz ha señalado que la jornada fue «positiva» y ha reiterado que su departamento contribuirá a mejorar la situación del campo español en la medida que pueda, sobre todo en cuestiones como la mejora de la estabilidad del empleo como la transformación de contratos a fijos discontinuos, dando derechos a las personas que actualmente son temporeras.

La ministra ha asegurado que el Gobierno está «peleando de manera fuerte» para obtener un reparto más favorable para España de los fondos de la PAC, aunque fuentes de su departamento son pesimistas sobre cómo irá la negociación europea.

«Los productores producen a precios ínfimos», ha asegurad Díaz, que ha dicho que le compete al ministro de Agricultura, Luis Planas, responder a si fijará como en Francia un precio mínimo.

Los agricultores mantienen este miércoles las protestas en Andalucía, Galicia y Navarra. Ellos defienden que hay que dejar de convocar por separado al sector y constituir una mesa interministerial, que los agricultores piden esté capitaneada por el ministro de su ramo, Luis Planas, en la que estén sentados también Trabajo, Seguridad Social, Consumo, Hacienda, Transición Ecológica y Asuntos Exteriores.

Tras un mes marcado por la movilización de los trabajadores del campo, las asociaciones agrarias y ganaderas siguen con el calendario de manifestaciones que culminarán a finales de febrero insistiendo en la necesidad de poner soluciones a la situación insostenible que viven en su sector.