La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha señalado que el Gobierno está trabajando en una ley sobre el teletrabajo que obligaría a las empresas a pagar una serie de gastos que este tipo de trabajo ocasiona al trabajador.

«Los trabajadores durante la pandemia han teletrabajado, pero han sufragado los gastos que no le son propios; el teletrabajo no puede salir gratis a las empresas», ha reconocido. «Vamos a hacer una lista que sí o sí tiene que acometer el empresario. Es probable que vaya con facturas, para partes proporcionales de suministros.» ha explicado.

Entre estos gastos se encuentran el material de impresora, el equipo informático e incluso la electricidad necesaria para trabajar desde casa. De hecho, los autónomos ya se benefician de la desgravación fiscal por estos costes al presentar la Declaración de la Renta.

Mientras la persona trabajadora asume los costes de la actividad productiva sin compensación alguna, para la empresa supone una reducción de costes en oficinas y costes en los desplazamientos de los trabajadores.

Según la nueva regulación el teletrabajo debe ser voluntario, podrá realizarse desde donde elija el trabajador y se deben respetar los derechos de descanso y de conciliación.

La ministra no se ha comprometido a dar plazos para la aprobación de esta nueva ley porque «dependerá de los informes que de manera preceptiva hemos de desplegar, pero va adelante».

Por otro lado, el Ministerio de Trabajo también prepara una ley del trabajo en plataformas, para regular trabajos como el de los repartidores en bicicleta, «está muy bien que existan pero que trabajen en condiciones igualitarias y por descontado respetando los derechos», por lo que la ley les equiparará a ser asalariados con los mismos derechos que el personal de plantilla.

Además la ministra ha explicado que respecto a la ampliación de los ERTEs está trabajando para cerrar un acuerdo lo antes posible. «Nuestro objetivo es dar certeza con un acuerdo para prorrogar las medidas que han demostrado ser tan útiles para paliar los efectos de esta pandemia. Desde el inicio teníamos claro que teníamos que acompañar a las empresas durante un lapso temporal, por lo menos hasta septiembre y con la mirada larga”, ha reconocido.

Sin embargo, ha precisado que: “No sería justo que hoy una empresa que está abierta y operando y su plantilla estuviera siendo exonerada completamente de las cotizaciones a la Seguridad Social y socializados los salarios”.

Según Yolanda Díaz, la prórroga de los ERTE tiene que estar aprobada en los próximos días porque antes del 30 de junio hemos de tener una norma aprobada en el BOE.