Borja Escalona, ​​uno de los youtubers españoles más cuestionados y odiados en las redes sociales, es conocido por sus polémicas publicaciones en las redes sociales a través de vídeos subidos por él mismo o retransmitidos en directo.

El pasado mes de marzo fue detenido en Madrid tras lanzar una maquinilla e impactar en la nariz de una señora. Después de estas polémicas, hubo muchos otros incidentes, como colarse en el metro o en estadios de fútbol.

La tienda de empanadillas de Vigo, Tapa de Baril, fue su última «víctima». Ana Tergado, propietaria del bar, comenzó a recibir muchas notificaciones de Google el 9 de agosto con críticas sobre sus instalaciones. Todas tenían una estrella en su evaluación y fueron acompañadas por comentarios en los que se señalaba que habían encontrado cabello en alimentos o cables de amortiguación.

Terzado trabaja en otro local en ese momento, por lo desconocía la situación. Llamó a Rebeca, la encargada, quien le explicó lo que pasó en el bar. En una retransmisión en directo, Escalona mostró cómo se comía una de las empanadillas del local. Al dejar la instalación, uno de los empleados le dijo que debía pagarle y el youtuber le preguntó por qué tenía que hacerlo.

«Entonces te tengo que cobrar yo esta promoción que te acabo de hacer», obtuvo Raquel como respuesta. Sin embargo, en ningún momento estaba acordado con la empresa que Escalona fuese al local y se llevase gratis uno de sus productos por la promoción al local.

Al no poder irse del local sin pagar, el ‘youtuber’ dejó el coste de la empanadilla de malas maneras y le aseguró a la encargada que la empresa recibiría una factura de 2.500 euros.

Rebeca, la empleada que le atendió y a la que él se dirigía como Lucía, le recriminó que le estuviese amenazando: «Me estas amenazando. Me estás diciendo que le vas a pasar a mi jefa una factura que luego me la voy a cargar yo», a lo que él le cuestionó: «¿Crees que te he amenazado? ¿Te has sentido amenazada en algún momento?».

«Puedes tener una reseña negativa porque un día te salen mal las cosas o porque no a todo el mundo le gustan las mismas cosas. Con educación, cada uno puede hacer lo que quiera», explica Ana Terzado, cuya crítica va dirigida a las formas, no al hecho de la promoción pagada.

En el local también recibieron llamadas en las que los empleados de A Tapa do Barril eran insultados. La hostelera tomó cartas en el asunto y se puso en contacto con su responsable de comunicación en redes y esta le propuso señalar en un comunicado la falsedad de las críticas recibidas en las últimas horas.

 

Escalona, sin cuenta

Ahora, vemos como cada acto tiene sus consecuencias y las redes sociales empiezan a tomar medidas ante la actitud de ciertos usuarios. La cuenta Afectadas X la «Organización Criminal» BB Serveis, muy activa en redes, anunciaba ayer que «Youtube la ha tumbado la cuenta a Borja Escalona».

Añade a la publicación una fotografía en la que puede leerse: «Esta cuenta se ha cancelado por infringir los Términos del Servicio de Youtube».

DEJA UNA RESPUESTA