El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha asegurado este martes que no comparte la vía del referéndum para solucionar la crisis de Cataluña porque se trata de un escenario «divisorio», algo que ha defendido siempre al igual, ha dicho, que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

«No comparto el referéndum para decidir entre ser o no ser catalán, o decidir entre ser o no ser español; es divisorio, y siempre he pensado eso e Iceta también lo piensa», ha recalcado antes de asistir al acto de presentación en el Congreso del nuevo libro de memorias del ex portavoz parlamentario de Convergencia i Unió Josep Antoni Duran i Lleida.

Se ha pronunciado en estos términos para responder una pregunta de los medios sobre las recientes declaraciones de Iceta en el diario vasco Berria, que luego matizó, en las que afirmaba que si un 65 por ciento de los catalanes aboga por la independencia, la democracia debería trazar una solución.

Fueron unas palabras que causaron polémica toda vez que PP y Ciudadanos las criticaron y el propio PSOE, por medio del responsable de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, las consideró «inapropiadas».

Zapatero ha defendido al respecto que el camino de los «grandes acuerdos» para que en política lleguen «los mejores resultados», y la situación de Cataluña no es una excepción.

La situación actua «exigirá antes o después diálogo y acuerdo», ha dicho antes de insistir en que «es cuestión de tiempo que el acuerdo lo puedan respaldar los ciudadanos».

Según ha apuntado, esta perspectiva de acuerdo es «un horizonte razonable», pero siempre y cuando se excluya el referéndum.

Para el expresidente del Gobierno y ex secretario general del PSOE, Iceta está de acuerdo en esta visión, y por ello, le ha defendido al destacar de él «su visión razonable de una España diversa, pero una España».

El independentismo, ha añadido, se encuentra inmerso en «un viaje a ninguna parte», por lo que en este sector habrá «una reflexión».

Sin «demonizar» lo que representa el independentismo, Zapatero ha apostado por «tender la mano y dialogar y encontrar el camino del reencuentro».

Además, el expresidente ha opinado sobre la campaña electoral al señalar que del 28 de abril, día de los comicios, saldrá «un Gobierno socialista».

Es su «impresión», ha manifestado en el Congreso, pero basada, ha apuntado, en que «el partido y el núcleo de sus simpatizantes están bien movilizados y con ganas», por lo que «anticipan una muy clara victoria» del PSOE.

Zapatero ha evitado pronunciarse sobre posibles pactos tras las elecciones, ya que de eso tendrá que encargarse «quien tiene la dirección del partido».

DEJA UNA RESPUESTA