El comediante ucraniano Vladímir Zelenski y el actual líder del país, Petró Poroshenko, fueron los candidatos más votados en las elecciones presidenciales del domingo, según los primeros resultados oficiales.

De esta forma, como indicaron ya los sondeos a pie de urna al cierre de los colegios, ambos disputarán la segunda vuelta el próximo 21 de abril, según informó hoy la Comisión Electoral Central (CEC).

Tras el recuento de el 4,60 % de los votos emitidos, Zelenski lidera con un 28,78 %, muy por delante de Poroshenko, que se tiene que conformar con un 17,16 %.

De esta forma, el popular actor cumplió con los pronósticos, ya que lideró ininterrumpidamente los sondeos de opinión desde finales de enero.

No se cumplieron los malos augurios de los analistas de que los jóvenes, su principal granero electoral, le darían la espalda ante su tradicional renuencia a votar.

Además, el actor hizo valer también su popularidad en este (más del 42 %) y sur del país (30,7 %), de mayoría rusoparlante, y sólo salió perdiendo ante Poroshenko en el oeste más nacionalista.

En su primera comparecencia Poroshenko dijo haber entendido «la señal que la sociedad le ha dado al Gobierno», pero dijo compartir los «deseos de cambio» de los ucranianos menores de 30 años.

El presidente estaba muy rezagado en las encuestas al principio de la campaña, pero el incidente naval con Rusia en el mar Negro y la fundación de una Iglesia Ortodoxa independiente de Moscú le permitieron ascender posiciones.

La gran derrotada de la jornada fue, sin lugar a dudas, la ex primera ministra Yulia Timoshenko, que es el tercer candidato en discordia con el 14,79 % de los sufragios.

Timoshenko intentó sacar partido del descontento social con la gestión económica de Poroshenko, pero por tercera vez se quedó a las puertas de cumplir su sueño de convertirse en jefa del Estado ucraniano.

El cuarto candidato más votado fue el prorruso Yuri Boiko, exministro en el Gobierno del derrocado presidente Víktor Yanukóvich y que aboga por la normalización de las relaciones con el Kremlin, con el 10,23 % de los votos a estas alturas del escrutinio.

Según la CEC, que negó que se hubieran producidos graves irregularidades durante la jornada, un 63,48 % de los ucranianos acudieron a votar el domingo.

Más de 34 millones de ucranianos estaban llamados a las urnas, aunque unos cinco millones residentes en los territorios controlados por los separatistas prorrusos en las provincias de Donetsk y Lugansk no pudieron ejercer su derecho al voto.